sbado, 18 de agosto de 2018
País

Muebles deshechos, aulas en ruinas y obras inconclusas

Notablemente deterioradas, las escuelas públicas del país esperan a 1.338.995 estudiantes que iniciarán las clases dentro de poco más de una semana. La realidad que se encuentra al recorrer centros educativos dista mucho de las rimbombantes promesas de los ministros de la administración de Horacio Cartes y de gobiernos anteriores.

Pabellones a punto del derrumbe por problemas en techos y paredes, ventanas rotas, parchadas con cartones o pedazos de lata; pupitres viejos, pizarras maltrechas, vetustos ventiladores, muros tomados por la humedad, altos pastizales convertidos en basurales, forman parte de la realidad en gran parte de las escuelas públicas del país, a pocos días del inicio de clases, programado para el 21 de este mes.

El mal estado de los caminos que llevan a las instituciones de enseñanza se suma a la calamitosa situación que los niños deberán enfrentar. Arterias de tierra que se convierten en barriales difíciles de atravesar, empedrados con baches y agua servida son la realidad. Allí donde, tal vez, las goteras en las salas no sean de por sí un problema, las inundaciones son permanentes amenazas.

Algunas aulas móviles del Ministerio de Educación permanecen abandonadas, pareciendo más bien un depósito de muebles viejos que una futura sala de clase. De hecho, también hay quejas respecto a su efectividad, ya que sus usuarios señalan que son muy calurosas en los mediodías y tardes del verano paraguayo y carecen de una ventilación adecuada.

El 87% de los estudiantes paraguayos asisten a instituciones educativas públicas, según las últimas cifras oficiales. Un 44% se encuentra en pésimas condiciones para iniciar el año lectivo 2018. El otro 13% corresponde a matriculados en colegios y escuelas del sector privado.

El 3 de mayo se cumplirán dos años de aquel día en que el colegio República Argentina fue tomado por estudiantes que exigían mejorar la infraestructura de todas las escuelas, luego de que se registrara un derrumbe en el colegio Nuestra Señora de la Asunción. Jóvenes de más de 100 instituciones de todo el país se sumaron a las tomas en lo que se conoció como la “primavera estudiantil”.

En seis días, las protestas que exigían una “reingeniería total del sistema educativo”, incluidas mejores condiciones edilicias, desembocaron en la renuncia de la ministra de Educación Marta Lafuente, pero temían que en su reemplazo sea nombrada una persona “igual de inoperante”. Asumió entonces el político Enrique Riera, actual candidato a senador suplente por la ANR. Tras su renuncia para encarar su campaña política le reemplazó Raúl Aguilera.

En pleno estado de emergencia por la grave situación de la infraestructura en las escuelas, el 9 de mayo de 2016 Riera asumía como ministro. En junio decía que “hay en caja 200 millones de dólares que en tres años no se invirtieron, están en fideicomiso, no se pueden usar para otros fines y están disponibles hoy”. Prometía utilizar 73 millones de dólares para construir 676 escuelas modernas en lugares estratégicos y de manera integral, en los 17 departamentos del país. Con otros 50 millones de dólares preveía capacitar a docentes y, con los restantes 120 millones, buscaría incorporar tecnología.

“Sin educación no hay avances (...) Hemos puesto por sobre todo a la educación paraguaya”, insistía el funcionario gubernamental el 21 de febrero de 2017, cuando los gremios docentes amenazaban con paros reclamando reajuste salarial.

Lejos de las promesas realizadas en el año 2016, la situación que hoy se presenta en gran parte de las escuelas del país es tan penosa como aquella que movilizó a los estudiantes. En un año electoral, en el cual se desgasta el país con las campañas proselitistas, cierres administrativos y la “adaptación” de quienes asuman el poder en agosto, la educación de los niños y jóvenes paraguayos parecería seguir siendo un asunto de poco interés en los planes de los gobiernos que administraron el país, a juzgar por el pésimo estado en que se encuentran las escuelas.

ABC

NC/Centro de Noticias.