martes, 22 de mayo de 2018
País

Abuso sexual, explotación laboral y humillación en club: presidente irá preso

Tras escándalo gay en el club Rubio Ñu de Luque, el Ministerio Público imputó y pidió la prisión del dirigente deportivo Antonio González, quien está siendo investigado por supuesta explotación sexual y laboral. Dos jóvenes ya lo denunciaron y contaron todo lo que pasaba en el club.

La Fiscal de la unidad de trata de personas, Teresa Martínez, confirmó la imputación contra Antonio González por explotación sexual y laboral al contar con todos los elementos necesarios para sostener la sospecha. Ya pidió la prisión del mismo, que va a resolver en la fecha un juez de la jurisdicción de Luque.

En charla con la 780 AM, la agente sostuvo que el joven jugador Bernardo Caballero, con quien el mismo aparecía en fotos, en su declaración ratificó la denuncia por coacción. Así también se apersonó a prestar su declaración otro exfutbolista de nombre Fermín Morínigo, de 19 años, por amenaza y otros hechos. La fiscal sostuvo que más personas se acercarían a su unidad para realizar otras denuncias similares en las próximas horas.

Martínez explicó que González es el gerenciador del club, prácticamente es el dueño, pero que lo raro es que ahí también maneja otro club deportivo. “Seguir investigando con él (Antonio González) libre puede ser perjudicial para los afectados y para la propia investigación”, resaltó.

Por su parte, el afectado Fermín Morínigo, en charla con la prensa, contó que se animó a hacer la denuncia contra el empresario porque este se aprovecharía de jóvenes provenientes del interior del país y además porque lo habría amenazado. “Cuando supo que iba a denunciarle, él me llamó y me dijo que por la emoción está este caso ahora así, pero que cuando se calme, me prepare para asumir las consecuencias”, aseguró.

El joven indicó que después de una semana de estar en el club Rubio Ñu comenzaron los supuestos acosos. “Cuando tenía 17 años me decía que me iba a ayudar para surgir y a mi familia, pero yo tenía que darle algo a cambio, relaciones sexuales. Una vez me llamó y me dijo que me esperaba en su pieza, pero yo me hice el desentendido porque no sabía que era gay, me reí y después me llamó otra vez”.

El denunciante relató que le aclaró al señor que no le gustaban las personas de su mismo sexo y que al parecer “entendió” en ese entonces, pero poco tiempo después lo siguió buscando. “Esa vez me dijo ‘ponete tu ropa y la próxima puede ser’. Después de varios días pasó lo mismo, me llamó de vuelta a su habitación y no pasó nada porque no se me paró. Ahí ya me dijo: ‘Andate ya de acá, nde indio. Te voy a romper la cara porque no me servís para nada’. Luego ya me prohibió trotar temprano por las mañanas y me hacía lavar los cubiertos y limpiar el lugar. Me dijo que no iba a jugar más y que iba a ser solo un empleado. Él me maltrataba, me humillaba”, contó.

El joven sostuvo que aguantó solo cuatro meses en el club y que durante ese tiempo una vez llegó a jugar de titular. “Era un infierno puro. Me maltrataba psicológicamente y fisicamente, me pegaba y yo no podía reaccionar por el poder que él tenía. Nadie me iba a hacer caso a mí”, aseveró.

Fermín indicó que entre sus compañeros hablaban sobre lo que ocurría, pero que preferían callar porque el “presi tenía poder, por la plata que tiene”. “Nosotros temíamos porque ese señor es un loco, es capaz de hacer cualquier cosa”, agregó.

En cuanto al caso de Bernardo Gabriel, el otro joven denunciante, Morínigo rió y dijo que prefiere no dar detalles de eso, sino que solo contar su historia en este momento.

HOY

NC/Centro de Noticias.