sbado, 15 de diciembre de 2018
País

Descartan que haya más cuerpos enterrados

Los agentes que intervienen la vivienda donde se hallaron cinco cadáveres ayer por la tarde descartan que haya un sexto cuerpo enterrado. Las investigaciones apuntan a un problema económico entre el asesino confeso y una de las víctimas.

Durante horas de la mañana se hablaba de la posibilidad de que también se encuentre enterrado en la vivienda el cuerpo de la niñera de los dos pequeños que fueron asesinados. Sin embargo, eso fue descartado ya por agentes policiales que se encuentran trabajando en el lugar del crimen, ubicado sobre Oliva casi Montevideo.

El subjefe del Departamento de Homicidios, Sergio Insfrán, señaló esta mañana que siguen trabajando en el lugar para retirar todos los elementos que puedan ser útiles para esclarecer el múltiple asesinato.

Recordó que Bruno Javier Marabel Ramírez (19) confesó haber asesinado a los cinco miembros de la familia de su pareja. Hasta el momento, solo fue identificado el cuerpo de Dalma María Rojas (25), pero se cree que los demás fallecidos son sus dos hijos y sus padres, Julio Rojas Delvalle y Elva Graciela Rodas de Rojas. Los forenses trabajarán hoy para identificarlos a todos.

“El detonante prácticamente es la posible pérdida de la casa del padre de Bruno”, señaló Insfrán. En ese sentido, el autor confeso aseguró que Julio Rojas era un estafador y realizaba préstamos con documentos falsos y por algo vinculado a ello la casa de su papá estaba con riesgo de desalojo.

El subjefe de Homicidios aclaró que no se descarta ninguna hipótesis y que tampoco pueden asegurar que Marabel actuó solo, pese a que eso fue lo que declaró esta mañana ante la Fiscalía.