sbado, 23 de febrero de 2019
Mundo

Italia urge a la extradición de Cesare Battisti, detenido en Bolivia

Italia reclamó este domingo la extradición cuanto antes del italiano Cesare Battisti, condenado en el país europeo por cuatro homicidios en la década de 1970 y arrestado en Bolivia tras su fuga de Brasil.

El presidente de la República, Sergio Matteralla, se congratuló por el arresto del ex militante de izquierda y pidió que sea "prontamente entregado para que cumpla la pena por los graves crímenes con los que se manchó" en Italia hace cuatro décadas.

El primer ministro, Giuseppe Conte, aseguró que las familias de sus cuatro víctimas "podrán finalmente obtener justicia" e indicó que un avión italiano se dirige ya hacia Bolivia con el objetivo de asumir la custodia de Battisti y llevarle de vuelta a Italia.

El ministro de Exteriores, Enzo Moavero Milanesi, explicó que la detención ha sido gracias a "una acción coral y determinada con las autoridades de Bolivia y Brasil" y avanzó que el trabajo continúa para que "la extradición sea lo antes posible".

El italiano, de 64 años, fue miembro de la banda Proletarios Armados por el Comunismo, un brazo de las Brigadas Rojas, y fue condenado a cadena perpetua por cuatro homicidios entre 1977 y 1979, que él niega haber cometido.

Sin embargo el militante se fugó y, tras refugiarse en Francia y en México durante décadas, se instaló en 2004 en Brasil, donde vivió oculto hasta su detención en 2007.

El Supremo brasileño aceptó su extradición en 2009 en un fallo no vinculante que dejó en manos del entonces jefe de Estado, Luiz Inácio Lula da Silva, pero este la rechazó el 31 de diciembre de 2010, el último día de su segundo mandato, y desde entonces había vivido en libertad en el país sudamericano.

El pasado diciembre la Corte Suprema de Brasil ordenó su detención con fines de extradición, una decisión ratificada por el entonces presidente Michel Temer y pretendida por su sucesor, Jair Bolsonaro.

Por eso, desde el pasado 14 de diciembre Battisti se encontraba prófugo y finalmente ha sido detenido en Bolivia, en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, mientras caminaba por la calle tranquilo y con gafas de sol, según se ve en un vídeo de la Policía italiana.

En el momento de su detención no opuso resistencia, respondió en portugués y mostró un documento de identidad brasileño.