Pedro Juan Caballero, 21 de agosto de 2019
País

Juicio político: Facultad de Ciencias Sociales para por 24 horas

Estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Asunción resolvieron declarar en paro general a la casa de estudios por 24 horas, con el fin de exigir el juicio político al presidente de la República, Mario Abdo Benítez y a su vicepresidente, Hugo Velázquez.

Los estudiantes de la casa de estudio resolvieron, durante una asamblea estudiantil, el paro general de las actividades de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), por un lapso de 24 horas.

En contacto con Última Hora, Paula Cairet, estudiante de la casa de estudios, explicó que resolvieron realizar el paro desde este martes a las 05.00 y por 24 horas, mientras que para el miércoles convocan a una nueva plenaria, con el objetivo de definir si extienden la medida de fuerza.

Entre otras cosas, dijo que el Gobierno no atiende sus necesidades y que la medida forma parte de un hartazgo general de todo lo que está sucediendo, en el marco del acuerdo sobre la contratación de energía de Itaipú, firmado con el Brasil, y que suponía un sobrecosto de USD 250 millones para la Administración Nacional de Electricidad (ANDE).

Los estudiantes de Ciencias Sociales habían participado ya de las primeras movilizaciones contra el acta bilateral. Una de ellas se desarrolló frente a Mburuvicha Róga y terminó con la aprehensión de seis jóvenes.

El acuerdo que se mantuvo en secreto generó una fuerte crisis política en el Gobierno, lo cual derivó en manifestaciones en diferentes puntos del país y en la presentación de dos pedidos de juicio político contra el Ejecutivo.

Los principales partidos de la oposición, el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) y el Frente Guasu, convocaron a una serie de manifestaciones desde este lunes, pero que prevé para este miércoles una gran marcha en el microcentro.

Abdo Benítez y Hugo Velázquez ya prestaron declaración ante el Ministerio Público por las denuncias sobre supuestas irregularidades en la firma del acuerdo, el cual era desventajoso para el país, según los argumentos técnicos.

El acta bilateral finalmente fue cancelada por el Brasil, a pedido de Paraguay, y con ello el Gobierno logró ganar tiempo y conseguir de nuevo el apoyo del movimiento Honor Colorado del ex presidente de la República, Horacio Cartes, que había amenazado con apoyar el juicio político.