Pedro Juan Caballero, 19 de febrero de 2020
País

Detienen al presunto autor del homicidio de joven en Ñemby

Ronald Alejandro Palacios Brítez (24), presunto autor del homicidio de Sergio Denis Romero el domingo pasado, se entregó a las autoridades esta madrugada y está preso en la sede de Investigación de Delitos del Área Central.

La información fue confirmada por José Silguero, fiscal de la causa, en contacto con ABC Color. Palacios Brítez fue quien supuestamente hizo los disparos desde el Toyota tipo Vitz contra la camioneta Suzuki Grand Vitara plateada en que iban Sergio, su novia Jessica González (22) y Gustavo López (19). El presunto autor se entregó esta madrugada y ya está preso.

El Toyota desde el cual Palacio Brítez supuestamente hizo los disparos era conducido por Joel Sebastián González López, quien también fue detenido e imputado por homicidio doloso, al igual que Palacios Brítez.

Jessica González (22), novia del fallecido, también fue imputada por frustración de la persecución y ejecución penal, ya que el fiscal Silguero entendió que incurrió en varias mentiras y contradicciones en su versión.

De acuerdo al relato de Joel Sebastián González López —quien conducía el Toyota desde donde supuestamente Palacio Brítez disparó—, el hecho sucedió porque presuntamente el ahora fallecido Denis Romero había disparado previamente contra su vehículo, un Subaru tipo Impreza, y contra el de Palacio Brítez, un Toyota tipo Runx, el sábado por la noche.

Tras esta supuesta balacera por parte del fallecido, tanto Palacio Brítez como González López salieron “a la caza” de Denis Romero para responder al ataque.

Joel Sebastián González López llamó al teléfono de Jessica González y le preguntó dónde estaba y qué fue lo que pasó, a lo que la mujer, según el relato, respondió que su novio no había hecho ese ataque y que ella estaba durmiendo en su casa (cuando en realidad estaba en la camioneta de su novio).

La llamada se hizo al mismo tiempo en que el Vitz negro se acercó a la camioneta del fallecido. Entonces se hicieron los disparos, confesó González López según el documento de Fiscalía.

Cayó en varias contradicciones El fiscal Silguero imputó a Jessica González Barros porque cayó en varias contradicciones al brindar su declaración al Ministerio Público. El documento de imputación cuenta que la mujer primero dijo que el teléfono que tenía consigo era de ella, cuando en realidad era del tercer ocupante del Vitara, Gustavo López, amigo del ahora fallecido.

“López (...) se presentó voluntariamente (...) y desmintió gran parte de lo referido por la señora Jessica González, quien desde el inicio de la investigación, al momento de ser interrogada preliminarmente por agentes de la Policía había dado respuestas evasivas, incoherentes y hasta falaces”, sostiene el documento de la Fiscalía.

Primeramente, la mujer dijo que Gustavo López sufrió quemaduras en su cuerpo por un incidente con nafta, pero luego cambió su versión y dijo que la quemadura sucedió cuando López estaba haciendo un asado en la casa del fallecido Denis Romero. La Policía verificó la casa con la propia Jessica González y constató que no había evidencias para sustentar lo que dijo la novia del fallecido.